martes, 6 de julio de 2010

La estrategia de Dana




Dana lo observó mientras dormía desde el otro lado de la cama. Un cuarentón bien conservado. Rostro sobrio, maxilar de líneas matemáticas y un cuerpo salido de un comercial de gimnasio. Un aire al Cristiano Ronaldo del tercer mundo que todos deseamos ser.
Dana estudia hace años para abogada. Siempre está a 5 materias de recibirse. Siempre 5 para el peso. En el medio labura, sale, se divierte. No tiene mambos con las relaciones ocasionales. Predica filosofía de Woody Allen. El sexo sin amor es una experiencia vacía. Pero como experiencia vacía es una de las mejores.
Pasó los 25 y se dio cuenta que la mitad de los sueños que tenía al terminar el secundario se perdieron en algún rincón de su alma. O en un café de estación de servicio. Se te viene abajo la fantasía y encontrás facturas debajo de la puerta, amigas de msn, referentes que ya no están  y gente que quiere aprovecharse de vos.
Viene un examen importante pero Dana no toca un libro. Pasa el fin de semana en predio de Costanera, exposición de autos, uniforme de promotora y sonrisa Colgate. Entiende que el cuerpo es arma, recurso y motivo. En su libro de verdades, las ideas, los billetes y las necesidades precisan de cuerpos a la altura de las circunstancias. Y el de ella es dureza absoluta.
Dana tiene puesto un casete que repite ante chamullos busca cama: estudio, Almagro, 27, no sé, tendría que pensarlo. Hace del histeriqueo una forma de vida. El alquiler no se paga solo.
Los santos están en el cielo, mamita, se repite a sí misma. Pero cualquiera podría decir que sus palabras también son un escudo, un envase más fuerte que la piel y las piernas. Atrás hay fragilidad, azul frío, cierto temor por lo que se viene. Quizá por eso eligió Abogacía. Una manera de equilibrar la balanza, ponerle un poco de justicia a la vida y luchar contra esos recuerdos tristes y borrosos del pasado que se cuelan ciertas mañanas de lluvia.
Dana le puso aviso fúnebre a la poesía y enterró el romanticismo en el fondo del mar. O de un establo mal cuidado, para evitar cualquier vestigio de frase melosa. Ella no ve madres jugando con sus hijos, sólo mujeres que no se cuidaron.
Los besos no expresan sentimientos. Para Dana son meras transiciones al servicio de una necesidad biológica superior. No entiende a la gente que se enamora. Porque el amor no existe, lo que existe es la soledad. Pero al sistema le conviene que la gente juegue a la casita, saque una hipoteca y se divorcie. De los mismos creadores del matrimonio llegan el Día del Padre, la Madre, el Niño y el Espíritu Santo, amén.
Nihilismo en estado puro. Siempre un libro de Nietzsche en la mesita de luz. Porque aquél que tiene un porqué para vivir se puede enfrentar a todos los “cómos”. Y esta chica se ha caído mil veces. Le han tirando con balas de plomo. Ha remado en la tormenta. Y se ha vuelto a levantar. Por el coraje y por las gomas la han comparado alguna vez con Moria Casán.
Llega el día del famoso examen. Como toda estrella, Dana aparece casi sobre la hora, top line de menta, Stevie Wonder en los oídos. Vecinas de banco preguntan si estudió. Todo, responde a lo Julieta Prandi. Lo cierto es que sólo sabe el nombre del autor.
Entra el profesor suplente a tomar el final. Casi nadie en el aula lo conoce. Rostro atractivo, juvenil, romboide. Alguna voz femenina susurra el pensamiento que flota en el aire. Es Cristiano Ronaldo con canas, lo mato.
Dana levanta la mirada y guiña un ojo. Cristiano abogado sonríe. La futura doctora planificó su estrategia, hizo su investigación y averiguó el reemplazo de Arismendi. Se lo cruzó por accidente vestida de promotora. Si eso no merece un 10, el país está perdido.
Dana está a 4 materias de recibirse. 4 para el peso. Comienza a ver luz al final del túnel oscuro que es su vida.
En casa, vuelve a su lectura preferida con cierto optimismo. Friedrich grita desde sus páginas que la Esperanza es el peor de los males, pues prolonga el tormento del hombre. Pero ella es mujer y sólo piensa en Esperanto. El profe de Derecho de Familia es habitué. Y tiene un aire al Pipita Higuaín.

26 comentarios:

Alelí dijo...

jajajaja la comparación con Moria Casán me mató! jajaja

se siente tristeza y gris al leer, se siente alguien bien cerca, alguien bien conocido y al mismo tiempo lejano.

beso grande

Penélope dijo...

Fatal. Que escpeticismo. Tal vez tenga razón Dana. Habría que pensarlo.

Lola dijo...

Siempre me faltan cinco para el peso, respecto de mi tesis pero a mi director no lo toco ni con un puntero laser.

Al margen de esome gusto mucho este cuento, pobres los defendidos de Dana.. pero.. usará las mismas estrategias con los jueces?...

lachispademimente dijo...

Polémico. Realista. Directo. Extremo.
Imposible no causar impacto, Varón. Brindo por más de sus experiencias urbanas, así nos seguís deleitando con descripciones, inmiscuyéndonos en relatos y ayudandonos a experiementar ese mundo a través de sus ojos.

Andrea dijo...

Hace muchos años una amiga me reveló que "las vírgenes vuelan" y ahora sé que los ángeles están en el cielo.
Me gusta Dana, cada vez más cerca de recibirse y de llegar al peso.
¡Excelente!Felicitaciones una vez más.

elisa...lichazul dijo...

gracias por tus huellas algo telegráficas jajaj

en fin es lo que hay

la justicia impartida por hombres siempre tiene forma de embudo
que cada cual se agarre del lado que pueda...es la ley de la selva en el fondo
Una quimera alojada en tu pluma impulsa a representarla en esta protagonista que obviamente tiene sus propias mediciones de como alcanzar sus propias justicias y sus propias metas
sin duda un personaje muy bien creado,universal y reconocible en muchas actitudes diarias

Felicitaciones

un abrazo de paz

Primavera con vos.- dijo...

Buenísimo.Existen de esas unas cuantas.

dionisismo dijo...

el fin justifica los medios y dana ajusticia la sentencia, con mucho más que decisión, a mi me parece totalmente valorable la actitud de dana, casi apostólica en tanto mundo insulso y hombre bobo caminando en el palito, y eso que soy hombre eh, pero las mujeres tienen esa gracia, ese poder, esa mezcla de seducción y poder que bien pueden usar cuando mejor se les de la gana, dana lo tiene bien claro, y tu manera de contarlo es genial, sinceramente genial, es la primera vez que vengo por acá y espero hacerlo más seguido, hasta luego

Anouna dijo...

Me he entretenido leyendo, casi no quería terminara...me atrapó!!

Muy buena la historia, la vas desarrollando con cuota de misterio, eso hace que una siga con la lectura queriendo saber más.

Seguiré viniendo, he pasado un tiempo grato, y veo que hay mucho más para leer.

Saludos, Anouna

Maqui dijo...

(escribo en respuesta de tu comentario..sin leer este post al que luego prometo hecharle un vistazo)


estuve extremandamente ocuapada cn la sra University (mas especificametne con el proyecto de marketing)...y ahora se me vienen los finales.. así q tengo un toque descuidado mi bonito blog =( )

qres reirte?
te vi en el subway el otro dia jajajaja creo q eras vos :P


bsito

andy dijo...

nooooooooooooooooooooooo pensar que hay chicas de verdad así en las facultades pero yo quiero la continuación de la historia
besos

Víctor Dupont dijo...

Me gusta Dana. Su nihilismo, su ímpetu dionisíaco y, a la vez, su mentalidad capitalista.
Ella sabe que su cuerpo es una mercancía y lo vende (venderse a sí mismo, ha dicho algún desvergonzado Bucay). Lo vende para conseguir lo que quiere. Si tu cuerpo no es sagrado, úsalo para tu beneficio (hay algo de sade en esto).
En tiempos de Ford, Zarathustra se azora contemplando en lo que se ha convertido su Súperhombre (súpermujer). Y nuestras amadas chicas bellas y putas por convicción, mezclan una vida de hedenosimo con lecturas profundas: así, la elegía posmoderna nos conmueve. Grande Dalman, fascinante retrato. Escrito desde el presente y para el presente: la nube del tiempo, en breve, lo hará inactual. A disfrutarlo.

Víctor Dupont dijo...

Ah, por favor: leamos TODOS y comentemos un mismo escrito de este autor. TEORÍA DE LOS LUGARES: injustamente ignorado por nosotros. De casualidad, lo leí recién y me sorprendió.

Verónica Molina dijo...

Cuántas Danas tiene esta feria persa descreída, abundante en sarcasmos & teorías sin sentimentalismos sobre cómo-funcionan-las-cosas (secretos que andan heredándose desde que los descubrieran las primeras trabajadoras del oficio más viejo del mundo).

Las Danas viven sus quince minutos de fama, en los que todo este "sistema" cierra a la perfección, hasta el día en que se enamoran. Y ahí, ya se sabe, a las chicas que se codean con el cinismo y la soledad se les corre todo el rimmel.

Lindísmo relato.

Mundo Aquilante dijo...

Muy bueno.
La banco a Dana.

Saludos desde Mundo Aquilante!

FONTY dijo...

your blog looks nice!

by the way,
if you need to find Unique Fonts, you can go to our website.
best regards;

El viento a contramano dijo...

la estrategia de Dana quizás no tenga forma ni tiempo, quizás, quien conoce el sabor jamás lo abandona...

Varón, excelente relato el suyo, nunca dejo de decirselo (porque creo que es lo mejor que usted tiene), sus relatos hacen que uno se sienta parte de ellos, y los cuenta como si usted mismo estaría, de algún modo, en cada palabra, como si fuera totalmente cierta y conocida por usted.

Un gran abrazo, y aquí lo veo en su próximo post.

TBC (el esposo de Gretita) dijo...

Nihil novum sub sole. Recurso frecuente y efectivo siempre, más sencillo de poner en ejecución, creo yo, por la dama que por el caballero.
Se dice que si no fuesen por las transgresiones, mucho tiempo habríamos soportado, y padeceríamos aún hoy, un régimen victoriano. La gazmoñería imperial figuraría en el blasón de nuestra sexualidad retenida e hipócrita.
Pero por fortuna, hoy día los fenómenos se expresan con cierta franqueza. Las prácticas no buscan el secreto; las palabras se pronuncian sin excesiva reticencia, y las cosas sin demasiado disfraz; cortejando cierta tolerante familiaridad con lo ilícito. Los códigos de lo grosero, de lo obsceno y de lo indecente.

Otrora la sexualidad era cuidadosamente encerrada. Muda. Confiscada por decreto por la familia conyugal. Absorbiéndola por entero en la seriedad de la función reproductora. En torno al sexo-silencio, donde la pareja legítima y procreadora dictaba la ley: se impone como modelo, hace valer la norma, detenta la verdad y retiene el derecho de hablar, reservándose el principio del secreto.
Tanto en el espacio social como en el corazón de cada hogar existe un único lugar de sexualidad reconocida, utilitaria y fecunda: la alcoba de los Padres.
El resto no tiene más que esfumarse.

Lo que no apunta a la generación o está trasfigurado por ella ya no tiene sitio ni ley. Tampoco verbo. Tal sería lo propio de la represión y lo que la distingue de las prohibiciones que mantiene la simple ley penal: funciona como una condena de desaparición, pero también como orden de silencio, afirmación de inexistencia, y, por consiguiente, comprobación de que de todo eso nada hay que decir, ni ver, ni saber. Así marcharía, con su lógica baldada, la hipocresía de nuestras sociedades burguesas. Forzada, no obstante, a algunas concesiones, si no en los circuitos de la producción, sí al menos en los de la ganancia (el burdel y el manicomio serán esos lugares de tolerancia: la prostituta, el cliente y el rufián. El psiquiatra y su histérico). Ya que también el sexo se inscribe en el porvenir.

He ahí lo que quizá también explica el valor mercantil atribuido no sólo a todo lo que respecto del sexo se hace, incluso de lo que se dice. Después de todo, somos la única civilización en la que ciertos encargados reciben retribución para escuchar a cada cual hacer confidencias sobre su sexo: como si el deseo de hablar de él y el interés que se aguarda hubiesen desbordado ampliamente las posibilidades de la escucha.

Pero más allá de esa incidencia económica, se trata en suma, de interrogar el caso de una sociedad que desde hace más de un siglo se fustiga ruidosamente por su hipocresía, hablando con prolijidad de su propio silencio, encarnizándose en detallar lo que no dice, denunciando los poderes que ejerce y prometiendo liberarse de las leyes que la han hecho funcionar.

Pues, para no explayarme más, con toda seguridad es legítimo preguntarse acerca de dos cuestiones: a) por qué, durante tanto tiempo, se ha asociado sexo y pecado; b) cuántas Dana, suerte de putas, emitirán su opinión en este blog.

Saludos a la comparsa.

Anónimo dijo...

creo que una tambien se convierte en dana"cuando le han roto el corazon,y desilucionada del amor..cuando se queda vacia por dentro... y el unico mecanismo que encuentra para sobrevivir es hacer lo q ella hace

Mafalda dijo...

...

¡Vale! Buena pluma.

Me encantó tu Dana, lo práctico y elemental llevado al cinismo.

Buen ritmo y perfil de personajes.

Aquí andaré leyéndote.
Soy tardada pero segura.

: )

Mafalda

Víctor Dupont dijo...

"Pero más allá de esa incidencia económica, se trata en suma, de interrogar el caso de una sociedad que desde hace más de un siglo se fustiga ruidosamente por su hipocresía, hablando con prolijidad de su propio silencio, encarnizándose en detallar lo que no dice, denunciando los poderes que ejerce y prometiendo liberarse de las leyes que la han hecho funcionar."
Guau! Excelente análisis. ¿Y éste hombre, donde escribe? Semejante lucidez no es muy frecuente por la Red.

Gretita dijo...

Coincido con vos, Víctor. Y no porque sea mi esposo... =)

Jazmin dijo...

Primero lo primero, aplausos para el Varón y su Dana.

No voy a negar que me haya cruzado con varias en mi vida de estudiante y trabajadora. Y también me han tocado circunstancias que podrían haber facilitado una salida por ese lado.
Pero nunca actué ni actuaría como Dana.
No por una cuestión moral, sino por algo peor, un pecado. Soy demasiado orgullosa.


En segundo lugar, si nuestro anfitrión me permite, también quiero manifestar el placer de leer al marido de Gretita.
Si pudiera disfrutarse su verba en algún espacio, sería óptimo saberlo.

Saludos, Varón.

Víctor Dupont dijo...

Vaya agradable sorpresa encontrar que Doña Greta se ha casado con un hombre que tiene la llama del pensamiento en su pluma (digital).
Bueno, entonces inicio el petitorio - con tu permiso, varón -para que tu cuñado (o tu esposo, Greta) tenga un espacio donde poder leerlo. Se hace necesario en el universo del blog cerebros, artistas y locos con cosas serias por decir. De lo otro -por suerte- ya abunda.
Saludos, desde la nada.

aniki dijo...

Narras tan bien que a punto estuve de creer que la vida es tal y como la describe la tal Dana. Pero no, me niego a creer que vivamos en una mundo tan vacío de sentimientos aunque a veces..., a veces, sí me lo parezca.

Relatas de maravilla. Besossssss.

TBC (el esposo de Gretita) dijo...

Gracias Jazmín y Víctor. Han sido muy amables (y exagerados).

-Risas-

Nos estamos leyendo...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails