lunes, 28 de septiembre de 2009

Frases célebres

La vida está llena de frases que mueven tu existencia. Pequeños terremotos hechos palabras. Personas y situaciones diferentes. Voces en distintas tonalidades.
Iván lo aprendió a los 25. Como a todos, las sentencias le fueron llegando. En cuotas y con intereses. Su ex le dijo ya no te amo. Su abuela, me estoy muriendo. Un profesor, felicitaciones, sos licenciado.
El verdadero golpe fue sin anestesia. Médico de cabecera, consultorio, radiografías. Tenés cáncer.
Nadie nos enseña a reaccionar. Las películas nos dan una que otra idea, pero a veces las lágrimas vienen con delay. Iván simplemente escuchó, dejó hablar. Con la educación y los modales que lo caracterizan. Y se fue caminando. Porque necesitaba pensar.
Las frases rompe-moldes brotaban por todos lados. Iván de chico y su mamá. El “no hables con extraños”, “volvé cuando quieras, pero avisame”. El “llevate una campera”.
Ahora, él sería el del anuncio. Su voz quedaría grabada para siempre en la cabeza de otra persona. Mamá, tengo cáncer, me tienen que operar.
La conciencia hace su aparición cuando realmente sentís que algo valioso se te escapa de las manos. Mientras, la juega de callada. Hace castings y bolos. Y un buen día, la tenés ahí, encabezando el elenco. Con el nombre bien grande en las marquesinas de calle Corrientes. Hoy: Julieta y Romeo, protagonizada por la primera figura Conciencia. Y nunca falta el viejo que comenta con su señora. Andá a saber con quién se habrá acostado.
A Iván le pasó con el goodbye de Gisele. Pero hasta entonces, nunca valoró el mero hecho de vivir. Levantarse cada mañana. Pelearle al frío, al bondi. Esa pequeña victoria de llegar al viernes a las 18. O ver el resumen del banco el primer día hábil del mes.
A partir de allí, cada momento cotizaba en tiempo y en disfrute. Porque todo podía estar dándose por última vez. Y entonces, el chocolate era más rico. Y los Beatles sonaban mejor. Y el día estaba lleno de milagros. Las caminatas con solcito, los nenes corriendo, las risas con amigos, las conversaciones inteligentes.
Iván no discutió con Dios. Preguntó un par de cosas, pero eso queda entre ellos. Lo cierto es que la madrugada del primero de enero miró fijo al cielo. Apuntó a la estrella más brillante y se convenció a sí mismo. En la oscuridad de la terraza se escondía la actitud.
Y así llegó al quirófano. Con todo por ganar. Con el vaso medio lleno. Y con anestesia para varias horas.
La vida está llena de frases que mueven tu existencia. Pequeños terremotos hechos palabras. Personas y situaciones diferentes. Voces en distintas tonalidades.
Y al despertar, todavía confundido, Iván escuchó la voz de mamá, entre lágrimas. Salió todo bien, Ivancito. Vas a estar bien, mi vida.

12 comentarios:

Legally Brunette dijo...

Me encanto este post!!! creo q es el que mas me llego.... la vida esta llena de frases pero nunca valoramos los hechos que las acompañana...
Hermoso la verdad! besos

lachispademimente dijo...

v

lachispademimente dijo...

Gracias.
Si esto no es moving, then what?
Me voy a guardar algunas frases para que me hagan recordar algunas cosas que dejé en el camino...

Fernanda dijo...

Que reflexión con este nuevo cuento. Muchas frases que parecen lejanas y todo lo que implican cuando aparecen!!

Muy bueno.
Besos Diego!!

Andrea dijo...

Buenísimo, conmovedor. Para reflexionar en cada una de las frases célebres. Genial!

El viento a contramano dijo...

Muy bueno el post… me pegó de cerca por que hace un tiempo escribí algo similar sobre un nene con cáncer y una operación y su muerte pos cirugía (y toda la transición hacía esa muerte)... como que me trajo a la memoria ese cuento.
La verdad es que es muy lindo como vas llevando al lector a que irremediable encuentre el final del cuento con una grata expresión de realidad. Es lo que mas me gusta en tus relatos.
Te dejo un saludo y hasta la próxima.

Suela dijo...

Muchos hacemos carne de muchas frases. Algunas nos marcan para bien o para mal, otras tantas nos identifican. O creemos eso. Pero también están buenas las contrafrases que rebaten y nos hacen dudar de lo que sosteníamos. Muy linda historia.

Anónimo dijo...

Se me puso la piel de gallina, muy profundo Dieguito, me encantó. Besos!!!
Noe

brenda dijo...

Que ya no nos quedemos en frases conmovedoras...!
Me encantan tus cuentos, sos un grande Diegui.

Juan Ignacio dijo...

Muy muy Bueno Dieguito.
No encuentro mejor forma de comunicar una forma o filosofia de vida. BE POSITIVE. Sin duda como en el cuento la buena energia, la buena vibra se siente y salva vidas. Aunque no me solprende de vos ES INCREIBLE COMO ESCRIBIS.
El basko.

Maxi dijo...

Que bella forma de contar, y tenés frases que dejan huella. "En la oscuridad de la terraza se escondía la actitud", linda, esperanzadora.
Te invito a pasar por mi blog reciente, Varón, que estuviste en el Barrilete cósmico pero ahora ando dejando mi huella en http://noneurosis.blogspot.com
Nos seguimos,
Abrazo!

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails