viernes, 10 de julio de 2009

Él o yo

Cuando Daniel salió estaba oscuro. Hacía un frío de esos que acuchillan la piel. A paso rápido, cruzó la avenida y agarró por Matheu, camino a Rivadavia. Enseguida se dio cuenta que fue una mala decisión.
El alumbrado público y sus foquitos quemados. Si no ves en dónde pisás, si no hay nadie caminando por la calle, si hace entre 4 y 5 grados, es obvio que algo va a pasar. El terreno propicio para el crimen. Pasa en las películas, pasa en la vida real.
A una cuadra, a la altura de Alsina, observa su destino. Individuo de gorra, flaco, morocho, ropa desalineada. Sin duda alguna, busca problemas, pensó.
Tenía unos metros para decidir la maniobra. Podía doblar en la menos segura Moreno. Podía cruzar y esperar mejor suerte. O sólo continuar su camino. Aunque algo le decía que la noche deparaba algo diferente. Alguien querría matarlo.
El pedido de una moneda sería la excusa. Luego un golpe certero en el rostro. Y el bum del revólver. Y revisar el cadáver. Y sacarle los billetes y las tarjetas. Y chau familia. Chau novia. Chau vida.
Más viento, más frío. Sólo ellos, calle Matheu. El de gorra se acerca cada vez más. Daniel observa los detalles. Campera de poliéster marca deportiva, pantalones anchos desajustados, gorro con logo hip hop cubriendo las orejas. Más morocho que antes. Camina despacio. Ya muy cerca de él.
Y llega el momento de la verdad. El segundo en el que uno pasa al lado del otro. Fue todo demasiado rápido. Cruce de miradas. Daniel se detiene. Hip hop se sorprende y amaga a frenar. Está por decir algo. Ahora viene lo de la moneda, piensa Daniel. Pero no lo va a permitir. Él o yo. Y Daniel saca Vitorinox suiza. Dos puntazos y a correr.
Hip hop en el piso, cubre las heridas y grita por qué, por qué. Se funde en un sollozo invernal. Pide ayuda, le llora al frío, al desconcierto.
Alguien llamará al 911. La ambulancia vendrá y se irá con el herido. El miedo, protagonista invisible, maquilla su rostro. Mañana sale en TV.

4 comentarios:

Damn Girl dijo...

Es una profecía que se autocumple. Me encantó la descripción de esa sensación que todos experimentamos caminando por la calle en algún momento.
Te invito a mi blog.

Nadie Nunca Nada dijo...

Tiene razón mi amiga Damn Girl. Uno a veces hace ese recorrido mental por lo que le va sucediendo.
Volveré pronto. Muy rico todo.
Abrazo.-

lachispademimente dijo...

Buenísimo Diego. Una enorme pequeña foto urbana. see ya.

El viento a contramano dijo...

Excelente, es algo que nos suele ocurrir a todos… En algún momento todos hemos sido Daniel o todos hemos pensado como Daniel… y actuado como él… Salutes

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails