sábado, 27 de octubre de 2007

El Caribe está en Palermo (y tu boca sabe bien)

Bruno sabe de sus fortalezas como hombre. Juventud, altura, sonrisa blanca, cuerpo trabajado, cabellera abundante. Su inteligencia es poderosa y disimula la inseguridad sentida por todos. La realidad pasa por ahí, una suerte de vacío universal apaciguado por el amanecer, la luna y el mar. Y el trajín cotidiano que te empuja a luchar.

Bruno no es la excepción. Está solo. Sale con chicas, sí. Pero no encuentra la regularidad que desearía. El touch and go domina el terreno del romance en estos días, muy a pesar de su intención de algo más sustancioso. Algo que recupere eso que los poetas llaman amor y los mortales, sentimiento.

Curiosa salida de sábado de octubre. Un cumpleaños en Palermo, relajado plan nocturno, cero expectativas. Auto deportivo en las calles, vueltas por el mundo en busca de un lugar para estacionar. Bruno se pierde entre las calles de Centroamérica: desfilan Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica. Vueltas y vueltas que desembocan en la conocida Niceto Vega, para luego retomar por Bonpland y quién sabe.

Los giros lo depositan en el lugar perfecto: clima de fiesta, disfraces, alegría joven; espumantes que aportan burbujas y soltura. Fue cerca de la barra en donde le presentaron a María. Dominicana, esbelta, delicada, piel de flores morenas, piernas infinitas y acento revolucionario. Imposible no llamar la atención. Imposible evitar las ganas de bailar hasta el amanecer.

Y así fue, con pies moviéndose por la pista, con Bruno en su mejor versión, con risas y gestos de ambas partes y meneos que despertaban la mirada celosa de los solitarios. Allí, entre hombres vestidos de mujeres y chicas de vedettes, entre festejos, despedidas de soltero, la música de antes y los tragos de siempre, Bruno probó el sabor del beso caribeño. Y vaya que sabe bien, chico.

Ahora se ven regularmente. Los manuales dicen que el cine en compañía se disfruta el doble, que ir de la mano por la calle y tomar helado en días de calor elimina radicales libres y te hace vivir más y mejor. Habrá corrientes que intenten desviarlos por caminos diferentes. Aquellas que pregonan que las diferencias culturales, de religión o etnia incomodan un proceso de enamoramiento en terreno no neutral.

En contra de recetas mágicas y proverbios sofísticos, de palabras difíciles e ideas absurdas, María y Bruno simplemente viven el día. La primavera porteña los deposita en el aquí y ahora. Y permítanme decirles que el panorama desde el puente se ve maravilloso. Al sur del mundo, al norte del fin, en días de elección y paraísos de erección, otra historia de sentimientos se ha comenzado a escribir.

11 comentarios:

Lau dijo...

me alegro muchísimo por ud Varón!

... "Las habladurías del mundo no pueden atraparnos" decía el Flaco.. no?

espero que siga así... para adelante!

salutes!

Osa Gummie dijo...

Ay querido esa forma de relatar las historias de vida de manera Dolinesca me hacen sentirme orgullosa de que ese "varón" conparta la vida conmigo desde un amistad rara, quizás hasta Dantesca pero muy linda.

A vivir la vida querido! A animarse a sentir, reir, amar, querer tocar, mirar, compartir.

No existen recetas mágicas ni proverbios que lleven al amor... Sólo uno puede saber si vale la pena, y le puedo asegurar que la vale.

Y cuando uno se siente así no existen diferencias sociales, religiosas, de tiempos ni de humores que valgan. Si uno tiene esas locas mariposas en la cabeza o en el corazón el resto desaparece.

Lo dice alguien que de raspones sentimentales conoce. Cuyo corazón tiene tantas suturas como un aprendiz inexperto de skate y que ha tropezado una y mil veces no con la misma piedra pero sí con piedras muyyy parecidas.

Por suerte tiene que saber que el cine a solas también es posible, y que ir por la vida sólo y con la frente en alto también es gratificante...

Pero también es cierto que esta loca alegre también sueña con encontrarse un día con alguien que la acepte, que pueda lidiar con ella, que no vea una montaña de libertas e independencia en ella sino una persona dispuesta a amar y compartir... soñar no cuesta nada no? =)

El amor empieza por un chiispazo y luego sino se apaga sigue con una llama que si está bien mantenida nos e consume sino que sigue en pie fuerte y vivaz.

Hoy amigo mío, tiene su chispazo. Disfrútelo y después nos cuenta cuál es la intensidad de ese calor.

http://unainyecciondealegria.blogspot.com

El Varón de Bairesburgh dijo...

"Emociona, las descripciones de momentos y personajes te transportan, te levantan en vuelo y te depositan en situación, te hacen vivir el momento, te forma un visión nitida y clara de toda la situación.

Que viva el amor, que vivan la diferencias que enriquecen, que vivan la integración latinoamericana y sobre todo... que viva el espíritu revolucionario".

Gracias Lucas!

El Varón de Bairesburgh dijo...

Víctor Dupont escribió:

"Mi primera reacción fue un mecanismo de defensa. Estos cuentos no pueden ser ¡tan buenos! No pueden tener una prosa tan impecable. El Varón no puede intercalar: retratos, atmósferas, ironías y puntos de vista con semejante precisión. Debo ser yo. No puede rescatar lo cotidiano de una juventud así. Porque no puede ser, es demasiado bueno. No puede no puede no puede (anáfora, anáfora, anáfora).

Hice una pausa y volví a tu blog, reanimado. Lo comprobé: tus cuentos me fascinaron. No. No tus cuentos. Tu prosa. El dibujo de cada párrafo. El ritmo, tiene un ritmo que es una locura. Los recursos, adecuadísimos: estilo indirecto, fraseo corto alternado con extenso, humor, atmósfera, retrato (ver lo mejor), presente del indicativo, etc. Logran, en conjunto, sugerir cadencias propicias al escenario poético elegido. Escenario poético que nace, fluye y se destruye en brevedad lacónica. Lector como yo, agradece.
Pienso en un mundo petrificado a través de fotogramas. Y resignificado, alquimia verbal mediante, por un narrador. Narrador que resulta el verdadero protagonista de estos cuentos. Bah, ¿cuentos, aguafuertes, artículo-cuento? ¿Literatura? ¿Ficción periodística?
Textos que plantan territorio y testimonian".

Víctor: ¡Gracias parciales! (Habrá más agradecimientos en el futuro).

acróbata dijo...

rulote, amigazo: excelente texto, me encanta salvo la frase final que se me va un poco a la mierda el sentido de ese juego de palabras. sobre gustos bla bla bla.
me causa gracia tu post del post de victor, parece la contratapa de un libro o algo asi.
abrazo gigante papa.

melisa dijo...

me agradaría saber si puedo formar parte de este grupo que sabe expresar tan correctamente sus vivencias personales

renata dijo...

Varón de Bairesburgh?Sugestivo e interesante nombre.Me gusta tu blog he reconocido ante mis amistades que es sumamente "colorido"y dan ganas de releerlo luego que comienzo con tus escritos. Claro a fuerza de ser sincera me atraparía aún más si hubiera más de ellos publicados si bien comprendo que en esta ajetreada Buenos Aires nada es fácil aunque se trate de un Varón

juana dijo...

Realmente Varón además de lo insólito de su nombre es lo sustancioso que es el contenido de tu relato. Si no tenés inconveniente me gustaría formar parte de este grupo de ávidos lectores

Diego dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Varón de Bairesburgh dijo...

¡Bienvenida Juana! Espero leerte pronto.

Saludos

Ady Bubis dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails